MOI, balance del primer año.

Vamos a hacer un poco de historia. De nuestra historia.

Para ser exactos y según podría rebuscarse en algún papel de Hacienda o la Seguridad Social, MOI nació el 1 de enero de 2014. Así, entre pitos y flautas, acabamos de cumplir un añito y nos apetece mirar hacia atrás y ver cómo ha sido este jaleo en el que dos amigables personajes nos hemos metido.

Durante el verano de 2013 empezamos a pensar en crear una empresa basada en lo que mejor sabíamos hacer: la venta de productos destinados al interiorismo y equipamiento asesorando a clientes y profesionales. No en vano llevábamos 10 años trabajando en este sector. Las palabras emprender  emprendedor llenaban los telediarios, las tertulias de radio, las declaraciones de los políticos, las hojas de los periódicos… parecía que solo alguien muy loco no se liaría la manta a la cabeza para empezar un proyecto empresarial. Afortunada o desafortunadamente nosotros siempre hemos sido muy cautos en nuestras decisiones y pocas veces actuamos sin haber meditado mucho cada paso que damos.

Por eso comenzamos a formarnos en lo que supone la creación y gestión de una empresa. Gracias al programa CREA del Ayuntamiento de Valladolid los últimos meses de 2013 y los primeros de 2014 aprendimos lo que era un plan de empresa, estudiamos el mercado, trazamos un plan de marketing, hicimos un estudio económico-financiero de lo que planteábamos, estudiamos temas tan áridos como necesarios: fiscalidad, vías de financiación, recursos humanos… y otros mucho más atractivos como la creación de webs corporativas y su posicionamiento o el desarrollo de habilidades de comunicación.

Con estos mimbres comenzamos a urdir nuestro proyecto, nuestra empresa: MOI.

moi ebanisteria mobiliario interiorismo fotografia valladolid

MOI: manos a la obra

Como cabía esperar arrancar un proyecto empresarial no es un camino de rosas: hay zancadillas, hay problemas, hay mucho trabajo y muy poco tiempo, hay que demostrar que no vendes humo partiendo desde la nada. No es fácil, pero nadie dijo que fuera a serlo. Siempre habíamos pensado que una de nuestras grandes bazas era nuestra capacidad de adaptación y ahora tocaba ver si estábamos en lo cierto o eran solo ilusiones nuestras.

En este sector en el que nos movemos no hay resultados a corto plazo. Nuestro trabajo siempre es a varios meses vista, incluso a varios años vista; por lo que sabíamos que no podíamos esperar resultados nada más empezar.

Pero pronto las cosas empezaron a rodar. Nuestra idea era centrarnos en la venta del equipamiento destinado a lo que se denomina el sector contract y a centrarnos en la zona de Valladolid, pero como la vida es lo que sucede mientras nosotros hacemos otros planes,nuestra primera obra fue una vivienda en Palma de Mallorca, lo que suponía todo un reto a la vez que una demostración de si nuestra idea de negocio y capacidad de adaptación funcionarían o no. Esta obra nos está dando grandes satisfacciones sobre todo a la hora de ver que realmente el cliente disfruta con cada pieza que vamos colocando de manera muy seleccionada… aún seguimos trabajando en ella.

moi interiorismo valladolid Piezas con calidad, personalidad y protagonismo. No hace falta más.

Nuestra primera obra: una vivienda en Palma de Mallorca

A esta obra en Mallorca le siguió una instalación en Valladolid surgida en las propias aulas del CREA pues se trata también de un proyecto nacido bajo el paraguas de esta iniciativa: la Clínica Plenum. En esta ocasión abarcamos desde el amueblamiento y la iluminación a la imagen corporativa: directorios, vinilos, impresión de imágenes… poco a poco íbamos poniendo en práctica nuestra idea.

Clínica Plenum en valladolid

Clínica Plenum en Valladolid

Curiosamente, también relacionado con temas de salud, mientras hacíamos esta clínica surgió una pequeña instalación en Ávila en una especie de experimento que contamos en su día aquí.

Un toque en la iluminación

Un experimento en Ávila.

Poco a poco, mientras preparábamos la web, registrábamos nuestra marca comercial, creábamos la imagen corporativa, nos dábamos de alta en el registro de operadores intracomunitarios o nuestra asesora nos hacía familiarizarnos con números de los de dar mucho miedo: 190, 347, 193, 037, 130… seguíamos trabajando en lo que realmente es lo nuestro: asesorar a personas para luego vender cosas.

Surgió así la colaboración en el bar La Mejillonera de Valladolid. También gente que se acordaba de nosotros a la hora de hacer un regalo de boda o elegir una lámpara para pasar largas horas de lectura bajo su luz. Algún reportaje fotográfico también salió… incluso fuimos nosotros los protagonistas de otro tipo de reportaje.

mejillonera en valladolid moi interiorismo mobiliario amueblamiento muebles iluminacion valladolid decoracion

En la Mejillonera de Valladolid hay algo de MOI

Por supuesto, ha habido unas cuantas operaciones que se nos han escapado: unas veces se gana y otras se aprende.

Como decíamos, los frutos de este trabajo no son inmediatos y ha sido en la segunda mitad del año cuando todo ha estado más estabilizado y han comenzado a realizarse operaciones más importantes.

Una que nos hizo una especial ilusión fue la instalación de mamparas y cabinas fenólicas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca sobre todo al ver el grado de satisfacción del cliente quien confió en nosotros para torear en una plaza ciertamente complicada. Parece ser que cumplimos las expectativas.

© pedro ivan ramos martin MOI interiorismo mobiliario amueblamiento muebles valladolid mamparas

Facultad de Derecho en la Universidad de Salamanca.

Pero sin duda la obra de más entidad que hemos hecho hasta la fecha ha sido la última que hemos terminado: el amueblamiento y equipamiento del nuevo hotel de 4 estrellas El Coloquio de los Perros, en Valladolid. Durante meses trabajamos intensamente tanto con la dirección facultativa como con la empresa constructora para llegar a un interesante resultado tanto en el hotel como en la cafetería.

hotel el coloquio de los perros en valladolid moi interiorismo mobiliario amueblamiento muebles iluminacion valladolid decoracion

Cafetería del Hotel El Coloquio de los Perros.

Y la rueda no ha parado. Seguimos peleando unos proyectos, acabamos de confirmar algunas operaciones y para otras el material está a punto de llegar al almacén. Seguimos visitando arquitectos, seguimos asesorando a clientes, seguimos buscando productos, seguimos experimentando, seguimos haciendo kilómetros y echando horas a esta empresa que aún es un retoño pero que poco a poco se consolida con una sola idea en la mente: cada día hacerlo un poquito mejor que el anterior.

Moi ha cumplido un año, pero vendrán muchos más.

 

Deja un comentario