MOI. Renovarse o morir

Hoy no nos vamos a andar por las ramas. Para celebrar que hemos cerrado un par de cosillas que se publicarán adecuadamente más adelante, vamos a hacernos un poco de autobombo y a recordar el artículo que publicaban sobre nosotros en el número 3 de la revista AA del Colegio Oficial de Arquitectos de Valladolid.

Era un artículo enmarcado en una revista dedicada a arquitectos que habían encontrado otras vías profesionales distintas al tradicional ejercicio libre de la profesión como arquitecto independiente, con su estudio, sus proyectos,  su seguro de responsabilidad civil, y esas cosas… ¿Se acuerdan de cuando esto era lo habitual?

Pues bien, agradeciendo a Cristina Aparicio su invitación a participar en la revista, lo que contamos fue algo así:

Moi es, probablemente, la única palabra que se puede decir en un correcto finlandés sin morir en el intento. Significa hola.
Hace un par de años, en un viaje por Helsinki con motivo de ser la Capital Mundial del Diseño -¿pero hace falta un motivo para ir a Helsinki?- nos resultaba agradable oír continuamente a la gente saludarse –y despedirse- con un cálido moi moi. Pasar de eso a lo que somos hoy solo necesitó un empujoncito.
Hace 10 años que trabajamos visitando arquitectos para prescribir, informar y asesorar sobre productos relacionados con el interiorismo: mobiliario, iluminación, ciertos elementos de obra como mamparas, sistemas de oscurecimiento, pavimentos y acabados… y sólo tenemos un objetivo: evitar que un mal equipamiento estropee la labor del arquitecto.
Antes lo hacíamos desde la figura tradicional del distribuidor de mobiliario al uso, pero viendo cómo está el mercado actual nos convencimos de que era necesario cambiar el modelo de negocio, hacerlo más ágil, dinámico y flexible. Ser más competitivos y, en definitiva, dar un aire nuevo a un sector en el que las antiguas y anquilosadas estructuras agonizan por no poder adaptarse a lo que se demanda de ellas.

MOI fotografia interiorismo

Nuestro objetivo: que un mal equipamiento no estropee un buen proyecto.

Desde Enero de este incierto 2014 hemos arrancado con esta nueva idea de consulting de interiorismo, imagen y fotografía para profesionales. Somos dos socios: Beatriz González y Pedro Iván Ramos. Ella se encarga de la parte comercial y él de la parte técnica aunque unas veces sucede al revés y otras todo lo contrario. Uno es arquitecto y la otra no. Y eso es una suerte ya que hemos llegado a un punto en el que las carencias de uno son las fortalezas del otro y viceversa.
Desde siempre nuestra vida profesional ha estado íntimamente ligada a la de los estudios de arquitectura que hemos visitado y con los que hemos colaborado.
Cuando comenzamos en este negocio nuestro sector se encontraba en lo más alto de la cresta de la ola, los arquitectos éramos respetados, el paro no era un problema y quien más quien menos tenía sus obras. Poco a poco la cosa ha ido cambiando hasta encontrarnos como nos encontramos, en una situación de tristeza, desesperanza y apatía generalizada. ¿Pero es que está todo perdido y los arquitectos sólo valemos para darle al Autocad y construir viviendas en un sitio donde ya no se construye –casi- nada? Nosotros estamos convencidos que no. Que NO con mayúsculas y en negrita. Pero hay que cambiar el chip.
El momento actual es un momento de cambio. La profesión tal y como la conocíamos ha quedado arrasada y ahora toca renovarse o morir. Y nosotros creemos firmemente que es más sano el renovarse. Reinventarse. Renacer y todos los re que se nos ocurran.

MOI interiorismo fotografia eventos

No podemos quedarnos contemplando, hay que cambiar el chip y actuar.

¿Por qué los arquitectos no podemos dar otro tipo de servicios? ¿Por qué no arquitectos trabajando en otras facetas que también reviertan en la arquitectura? ¿Es necesario poner un ladrillo encima de otro para sentirte arquitecto de verdad? Quizás es hora de empezar a romper complejos, traumas y tabúes. Quizás es momento de darnos cuenta de que la Arquitectura es una palabra tan grande en la que, si queremos, podemos entrar todos: unos proyectando, otros haciendo de jefes de obra, otros calculando estructuras, otros instalaciones, otros haciendo el interiorismo, otros las fotografías, otros siendo formadores, otros siendo asesores, otros montando negocios en torno a la construcción, otros diseñando joyas, otros haciendo bolsos, otros montando agencias de viajes, otros editando libros, otros diseñando muebles, otros montando un bar, otros montando en bicicleta… las posibilidades son infinitas.
En MOI sabemos que un arquitecto se entiende mejor con otro arquitecto al igual que un médico se entiende mejor con otro médico y un sexador de pollos con otro sexador de pollos. Por eso nos planteamos ser la rótula que articule las necesidades de quien proyecta y las de los otros agentes que intervienen en una obra haciendo converger los intereses de unos y de otros (en el tema del interiorismo, claro, no nos pongan a hablar de dosificaciones de hormigón, ferrallas o de la entropía de un sistema de climatización, que de eso no sabemos).

moi interiorismo valladolid breakfast room, moderna, ligera e informal, pero de altísima calidad

Hablemos de mobiliario, por ejemplo…

Por eso decíamos al principio que ser un equipo en el que un 50% es arquitecto y el otro 50% no lo es, resulta una suerte pues nos ha enseñado a cada uno a ver las cosas de una manera más amplia. Colaborando, siempre colaborando para obtener la máxima satisfacción de todas las partes.
La colaboración es el mecanismo que hemos encontrado para salirnos de lo que venía siendo habitual. En MOI no contamos con grandes infraestructuras, ni grandes exposiciones, ni grandes almacenes, ni personal, ni deslumbrante maquinaria, ni un colosal taller… en MOI contamos con nuestra experiencia en la gestión de obras. Contamos con el conocimiento del mercado así como de los productos y fabricantes que hemos adquirido durante esta última década. Contamos con la capacidad de entender lo que quiere un arquitecto y lo que busca el cliente final. Pero sobre todo contamos con un grupo de empresas tremendamente especializadas en cada sector que nos garantizan unos resultados óptimos.

moi ebanisteria mobiliario interiorismo fotografia valladolid

Colaborando con los mejores fabricantes, los mejores ebanistas, los mejores metalistas: los mejores.

Durante los últimos meses de 2013 estudiamos el modelo japonés aplicado a la industria automovilística. El Just in time. ¿No sería lo más sensato en una situación difícil aplicar este modelo que se basa en la máxima eficiencia? ¿Para qué necesitamos una flota de vehículos y un equipo de montaje propio con largos periodos de inactividad si hay empresas tremendamente especializadas y eficaces de montaje? ¿Para qué tener un taller de carpintería propio medio parado si podemos colaborar con el mejor ebanista de Valladolid? ¿Para qué tener miles de metros cuadrados de almacenaje vacíos si hay empresas de logística que pueden encargarse de ello o se puede enviar el material directamente a la obra? Si no hay trabajo, no hay gasto. Si hay trabajo tenemos garantizada la máxima calidad del servicio con un coste contenido. Para nosotros la clave está en trabajar sólo con los mejores, así podemos ofrecer siempre ese servicio de alta calidad con un precio competitivo y ayudando a que otras empresas también tengan actividad. Es hora de cooperar y colaborar, de tratar de mantenernos a flote en un mundo que de por sí ya es demasiado hostil.

Durante estos años hemos ido ganando clientes satisfechos. En muchos casos una relación cordial de trabajo ha terminado desembocando en amistad y la acogida que estamos teniendo en estos primeros meses de andadura de MOI con este nuevo concepto está siendo tan positiva entre todos vosotros que nos hace pensar que algo habremos hecho bien y sólo podemos mirar el futuro con un buen grado de optimismo y agradeciéndoos este apoyo que nos brindáis.
Estamos seguros de que a pesar de los pesares la tormenta escampará y el haber sobrevivido a ella nos hará más fuertes y más capaces. Nos hará más conscientes de los errores cometidos y de lo que debemos hacer. Posiblemente nos hará –nos está haciendo- mejores. Y eso se lo tendremos que agradecer.

Deja un comentario