PAGO DE CARRAOVEJAS

En Peñafiel se encuentra una de las bodegas más espectaculares de toda la Ribera del Duero: Pago de Carrovejas.
Se trata de un complejo que se erige en la tradicionalmente conocida ladera Carraovejas que ha ido creciendo a lo largo de los años mediante sucesivas ampliaciones en torno a las naves primitivas donde se elaboraron las primeras añadas.

El proyecto integral de todas estas intervenciones viene de la mano del Estudio de arquitectura Amas4 (Fernando Zaparaín, Javier López de Uribe, Fermín Antuña y Eduardo García y la colaboración de Pablo Guillén).
En todas estas ampliaciones se ha mantenido el espíritu de una arquitectura pura y sin artificios, donde los materiales se muestran en su nobleza y generan los espacios jugando con la luz y la geometría severa. Vidrio, hormigón, madera y luz.
Como el buen vino, la buena arquitectura no necesita muchos ingredientes sino saber manejarlos con maestría.


En esta última ampliación MOI ha equipado las nuevas zonas de comercialización, producción, embotellado, sala de catas y sala de reuniones encargándose del mobiliario de oficina y especial, sillería, mobiliario a medida, tabiques armario, armarios a media y mamparas divisorias de vidrio en una obra realizada al milímetro.

Obra: Bodegas Pago de Carraovejas.

Arquitectura: Amas4 Arquitectura (web)

Cliente: Bodegas Pago de Carraovejas ( web )